2013

Esta canción me la encontré tirada
Comisaria: Mónica Maneiro

Esta canción me la encontré tirada, toma su nombre de una de las letras del grupo de indie-rock gallego Triángulo de Amor Bizarro que junto a Telephone Rouges, Fluzo, Novedades Carminha, Disco Las Palmeras! ou Franc3s, son algunos de los grupos instigadores de lo que podríamos pensar como de una nueva escena gallega. ¿Qué pasa en Galicia?. Multitud de grupos musicales, con estilos que van del pop indie, al hip-hop, la electrónica, el punk, el garaje o el power pop entre otros, están consiguiendo gran repercusión no solo en el ámbito de nuestras fronteras sino incluso y gracias a la difusión que han posibilitado las nuevas tecnologías, en el resto de Europa, Latinoamérica y EE.UU. La música gallega que nace con vocación de independencia, fuera de los circuitos habituales de programación ha conseguido sonar en toda la península ibérica convirtiendo el territorio en una potencia musical que se caracteriza por la inteligencia de las propuestas alejadas de la radio fórmula y la aparición de un público fiel que ha apoyado a los grupos desde su nacimiento. Los grupos lo han conseguido trabajando el Do it yourself, (hazlo tú mismo), creando sus propias discográficas, haciendo sus propios videoclips o colaborando con amigos de otros campos creativos que han enriquecido con sus aportaciones su trabajo musical. Volviendo a recuperar el amor por la estética tanto en sus actuaciones en directo, como en el material gráfico de sus discos y objetos promocionales, y uniéndolo a propuestas de gran calidad musical hacen pensar en el nacimiento de una nueva escena gallega que a diferencia de la de los 80, busca de una manera más activa rodearse de otros actores culturales. El nacimiento de los grupos independientes se vincula a ciertos locales de conciertos, salas de teatro, al trabajo de artistas gráficos, escritores, etc. haciendo que el fenómeno vaya más allá de lo musical para convertirse en un claro ejemplo de que las periferias puede hoy en día más que nunca convertirse en centro. Con esta exposición se propone un recorrido por el trabajo de las bandas, presentando una muestra de su trabajo musical e incidiendo sobre todo en las aportaciones que sus colaboraciones están generando al campo del diseño gráfico, (portadas de discos, carteles, fanzines, flyers), al universo de los blogs y al audiovisual, planteando un análisis claro y efervescente de la riqueza cultural que en la península está surgiendo al compás de este nuevo movimiento musical independiente.


Slow motion
Comisaria: Mónica Maneiro

Slow motion es una exposición colectiva organizada en dos partes dentro de las salas del Centro Torrente Ballester. La primera deja ver el trabajo del fotógrafo Jesús Madriñán. La segunda, presenta obras del gallego Rubén Ramos Balsa, del salmantino Javier Núñez Gasco, y de los brasileiros Rosana Ricalde y Marco Giannotti.

Esta exposición recoge trabajos que hablan de las continuidades temporales rotas, con recorridos que se rompen y estructuran nuevamente, dejando apreciar una nueva dinámica compositiva en relación a un espacio temporal ralentizado.
La exposición estará abierta hasta el 8 de noviembre de este 2013.

Slow motion o movimiento lento es una expresión que recorre el ámbito de las bellas artes, el cine y el audiovisual, en relación a una técnica consistente en disminuir la velocidad de tránsito de las imágenes en movimiento. Una sucesión que normalmente hace referencia a una continuidad temporal con un camino que se rompe y se estructura nuevamente, dejando apreciar una nueva dinámica compositiva en relación a un espacio temporal ralentizado. Una lentitud que alienta la aparición de una sucesión pausada de imágenes que generan un nuevo objeto narrativo.

El Slow motion se asocia normalmente al video como medio de expresión, el movimiento implícito, hace que la terminología sea la adecuada a un medio que permite la creación de un discurso temporal. No obstante, antes de la integración de la expresión en el vocabulario técnico más socorrido del audiovisual, el arte y el cine contemporáneos, la idea de Slow motion sugería otras evocaciones. En Slow motion se siente el eco de muchísimas formas y actitudes que pasan desapercibidas normalmente en los momentos en los que la apreciación temporal se adecúa a un tempo de transcurso que se relaciona bien con el discurrir cotidiano.

En la exposición podrán verse obras del artista Jesús Madriñán correspondientes a las series Good Night London y La Finca. En la serie Good Night London, Jesús Madriñán provoca una parada dentro del movimiento general del ambiente de la discoteca, un espacio de toma de aire, de pausa para los personajes dentro de la escena correspondiente. La presencia de la cámara fuerza una pose que no termina de asentarse, de fijarse como permanente. En la serie La Finca, la idea de quietud frente al movimiento, el recogimiento en los espacios familiares, funcionan como recordatorio, como medio de introspección del propio artista frente a las vivencias familiares ligadas a un espacio.

Rubén Ramos Balsa por su parte presenta dos obras, Ver y Sin título de la serie Papeles en las que el artista trabaja la idea de cambio, de mutación, el fluir lento del tiempo como motor de la aparición de las diferencias.

Javier Núñez Gasco por su parte en Prótesis para una bailarina, expone una acción en la que su cuerpo actúa como elemento paralizador de la danza de una bailarina.

Marco Giannotti muestra el movimiento lento del espacio artístico en el hecho pictórico y Rosana Ricalde aporta con su obra de la serie Mares la confluencia del lenguaje con la forma, como medio de conformación del pensamiento y la creación de la imagen proponiendo un espacio de ritornello en la creación de una imagen de las olas del mar.


Loureiro. Perfiles de realidad
Comisaria: Sara Donoso Calvo

Loureiro. Perfiles de realidad se constituye como una exposición retrospectiva que repasa la última década de trayectoria creativa del artista. Tomando como punto de referencia la anterior muestra celebrada en el centro en el año 2002, formulamos un recorrido que reúne los proyectos más relevantes de esta etapa, así como una gran cantidad de obra inédita; ejemplo de la intensidad creadora y la capacidad evolutiva de Loureiro.

Fiel a la estrategia pictórica, de su trabajo se deriva un interés intrínseco al hecho artístico, un compromiso con la experimentación del que surgen dibujos, esculturas, instalaciones, cuadros monocromos e imágenes que conectan directamente con la naturaleza. Observando la obra de Loureiro descubrimos calidades como el refinamiento, la sutileza técnica y un lirismo impregnado de luz y misterio. Lo apreciamos desde sus paisajes figurativos, donde un primer acercamiento a la técnica impresionista deja paso al informalismo para evolucionar posteriormente hacia la abstracción. Una evolución absolutamente coherente que comparte con la naturaleza más de lo que a simple vista podríamos descubrir. De ahí surge el título; Perfiles de realidad. Una intersección entre dos términos aparentemente incompatibles que Loureiro conjuga, disemina y alterna jugando a combinar realidad y abstracción como si fueran, que lo son, la misma cosa.

Esta exposición ofrece al espectador la oportunidad de reencontrarse con el trabajo del artista ferrolano, señalando la potente presencia de creadores gallegos en la ciudad.


Afluentes 80. Dibujando un mapa
Comisarios: Ángel Calvo Ulloa, José Luis Estévez, Violeta Janeiro y Mónica Maneiro

Afluentes 80. Dibujando un mapa es la segunda exposición del proyecto Afluentes. La figuración en el arte gallego desde los años setenta, importante proyecto que el Concello de Ferrol coproduce con Novacaixagalicia y que visitará las principales ciudades de Galicia. Esta exposición ofrece la oportunidad de conocer más de cerca la obra de grandes artistas gallegos que por momentos compartieron descubrimientos y referentes, pero que en muchos casos continuaron por trayectos enfocados por distintos canales, dando sentido a la metáfora fluida tomada como título de esta aventura expositiva.

Para esta exposición los comisarios proponen una selección de artistas que trabajaron colectivamente, muchos de ellos vinculados a las exposiciones de Atlántica, conjuntamente con otros de trayectoria más individual, más solitaria. Afluentes 80. Dibujando un mapa se suma al estudio de un período intermedio que va entre Atlántica y la consecución de ciertas infraestructuras como el CGAC o la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra. Se mezclan así artistas que buscan aquella primera ilusión de los primeros años de la década como Francisco Leiro, Antón Patiño o Menchu Lamas, con otros que habían aparecido en exposiciones posteriores como A toda tela, Imaxes dos 80, 1990, Mundos, Novíssimos ou Trazos e Camiños, como Tono Carbajo, Din Matamoro, Bosco Caride, Armindo Salgueiro ou Juan de la Colina.

En Afluentes 80. Dibujando un mapa los artistas participantes son: Darío Basso, Guillermo Aymerich, Jorge Barbi, Vari Caramés, Tono Carbajo, Bosco Caride, Ángel Cerviño, Xosé Freixanes, Roberto González Fernández, Menchu Lamas, Francisco Leiro, Juan de la Colina, Din Matamoro, Antón Patiño, Pamen Pereira, Isaac Pérez Vicente, Armindo Salgueiro, Xesús Vázquez e Manuel Vilariño.


Diurnes. Pablo Picasso/André Villers
En torno a Picasso. Juan López/Misha Bies Golas

Las muestras Diurnes. Pablo Picasso/André Villers y En torno a Picasso. Juan López/Misha Bies Golas, se presentan como tres exposiciones en una; como un recorrido que permite reconocer la herencia que la vanguardia ha dejado en los comportamientos artísticos contemporáneos.

Diurnes. Pablo Picasso/André Villers
Comisario: Hablar en arte

Diurnes es un proyecto que surge de la amistad entre Pablo Picasso y André Villers, a quien conoce en 1953 en la ciudad francesa de Vallauris. Comienza entre ellos una etapa de colaboración artística que da lugar a Diurnes, del latín “diurnus” —cotidiano—, elaborada en 1962. Los artistas producen algo más de medio centenar de originales de los cuales seleccionaron una treintena para la edición de litografías. A través de una gran libertad asociativa Picasso recorta siluetas donde repetidamente nos encontramos con elementos comunes al resto de su producción reposando sobre las imágenes de paisajes y elementos sacados de la naturaleza tomadas por el fotógrafo. El resultado son una serie de piezas de las que surge un sentimiento poético fruto de la colaboración entre ambos artistas, donde a la minuciosidad de las fotografías de André Villers se une la capacidad imaginativa de Pablo Picasso.

En torno a Picasso. Juan López/Misha Bies Golas

Por otra parte, la muestra En torno a Picasso. Juan López/Misha Bies Golas formula un diálogo con la gráfica de Pablo Picasso y André Villers a través de las obras de estos artistas.

Juan López formula por su parte en sus piezas sonoras e instalaciones, un espacio de conexión con la estética del ready made y la reapropiación de la primera vanguardia. La incursión de la gráfica como parte determinante del trabajo sirve para recrear un universo donde también toman parte las referencias a la literatura y la filosofía. La desmemoria, la pasividad y la incomunicación, los medios de masas, la relación entre individuo y sociedad, la distopía, son algunos de los temas recurrentes en sus trabajos y son tratados en estas obras a través de la cita y el collage sonoro, conformando piezas que requieren la interacción del espectador.

Próximo a la poética de lo cotidiano, las piezas de Misha Bies Golas recuerdan a Max Ernst, al ready made, al mundo de la magia y el surrealismo. Si en un primer momento la narrativa de su papier collé se traducía en un microrrelato, el poema objeto es ahora su forma de trabajo. Las composiciones de Misha burlan el dictado que imponen los mapas que las sustentan, la orden milimetrada del fondo de sus collages contrasta con la redondez orgánica de sus formas robóticas. Podemos encontrar el origen de las estampas en el arte encontrado o en el ready made de Duchamp, pues Misha recicla fragmentos de imágenes que proceden de revistas de diseño, recortándolas y desvirtuándolas de su función original.

Con Diurnes. Pablo Picasso/ André Villers y En torno a Picasso. Juan López/Misha Bies Golas se entabla un diálogo entre la actividad plástica de las vanguardias y las expresiones artísticas más actuales; ofreciendo además al espectador la oportunidad de conocer el trabajo conjunto de Pablo Picasso y André Villers.


Rexistros do silencio. Guerreiro
Comisaria: Sara Donoso Calvo

Rexistros do silencio se presenta como una exposición de visita obligada para aquellos interesados en conocer las bases de la pintura realista en Galicia. A día de hoy, Xoán Guerreiro se ha convertido en uno de los principales representantes de esta técnica, defendiendo desde sus inicios como artista la legitimidad de un lenguaje que en aquel momento se consideraba acabado. Demostrando lo contrario, Guerreiro ha continuado fiel a un estilo que exige conocimiento, paciencia y coherencia en su realización.

El Centro Torrente Ballester de Ferrol acoge nuevamente la obra del artista, que pudimos apreciar en el año 2001 dentro de la exposición colectiva Realismos?, comisariada por uno de los principales agentes culturales de la ciudad, el fallecido Bernardo Castelo. En esta ocasión la muestra ocupará las salas del antiguo Hospital de Caridad, donde un total de 32 obras, entre ellas varias inéditas, ofrecen la ocasión de conocer de primera mano una completa trayectoria profesional.

Detallista y constante, el trabajo de Guerreiro se traduce en el lienzo a modo de expresión de lo común. Lo común referido al paisaje gallego, la vida que pulula a nuestro alrededor, la pincelada del aire y la atmósfera, el encanto de lo cotidiano. A modo de autobiografía interpretada, Rexistros do silencio nos va descubriendo con cada temática un fragmento de su propia individualidad que, a su vez, se proyecta universal.